Mujeres Mistinguett: Greta Fernandez, La hija de un ladrón

Quedamos con Greta Fernández poco antes de la presentación de su último trabajo La hija de un ladrón en el Festival Most.

¿Cómo es tu día a día? ¿Cómo te organizas?
No tengo una rutina muy clara, porque depende mucho de si estoy trabajando o no. Por ejemplo, ahora que estoy de promoción de la película, mi rutina es no tener tiempo para nada. Pero para mi eso es lo maravilloso de mi trabajo, poder tener temporadas de no hacer nada (y disfrutar de este placer, del dolce far niente) o también aprovecho para entrenar, pasar más tiempo en casa (soy muy casera), me gusta mucho leer, mirar películas… También poder quedar tranquilamente con las amigas. Hace poco que me mudé a Madrid, en el barrio de Lavapiés y, si tengo tiempo, lo voy descubriendo poco a poco. Y este es mi día a día si no tengo trabajo.

¿Y si tienes trabajo?
Pues me gusta estudiar muy bien el personaje. Con el proceso de creación disfruto mucho, es muy creativo si te lo tomas con cariño. El momento que le pones voz y miras cómo se mueve y cómo camina, hacer vivir un personaje que no tiene que ver nada contigo, es un proceso muy bonito. Aunque te encuentras con tus inseguridades y tus miedos, te encuentras un poco de cara a cara contigo misma… Es un proceso muy duro pero muy chulo, y cuando no estoy trabajando, lo echo de menos.

¿Qué te inspira?
Me inspiro mucho en mis amigas, son una gran fuente de inspiración. De hecho, cuando trabajas con personajes y emociones, te puedes inspirar en cualquier sitio. Caminando, paseando… Observas cómo la gente vive y se expresa.

¿Y tu pasión, más allá del cine?
Me gustan muchas cosas: escribir, hacer fotos… Sobre todo, escribir. Sé que algún día escribiré un guion o dirigiré una película. Es algo que tengo pendiente.

Antes nos comentabas que has empezado a entrenar… ¿Qué hábitos saludables recomiendas?
Mi madre siempre me ha educado mucho con la alimentación sana. Ella hacía macrobiótica y en casa siempre me lo ha inculcado. Entonces, me gusta mucho cocinar cosas sanas y, también, cuidarme la piel con mis cremas, mis mascarillas, hacerme bañeras… y mis momentos de relax no me los toca nadie. Y sí, he empezado a trabajar rutinas con un entrenador profesional, el cual me ayuda para seguir el ritmo en épocas de mucho trabajo. Empecé antes de rodar La hija de un ladrón y estuve preparada para aguantar las seis semanas de duro rodaje.

¿Y qué tipo de ejercicios son exactamente?
¡Pues he empezado a hacer boxeo! (ríe)

Profesionalmente, ¿qué tipo de actriz eres?
Creo que tengo un buen balance entre ser una persona relajada y ser buena profesional. Durante el proceso creativo, en La Hija de un Ladrón, lo he pasado muy mal y a la vez lo he disfrutado mucho, porque tampoco soy una persona que se machaque mucho y está con el personaje las 24 horas del día. Sé separar el trabajo de la vida personal. Creo que soy seria a la hora de trabajar, pero también soy ligera.

¿Cuál ha sido tu experiencia más Mistinguett?
Creo que fue con mi única experiencia que he tenido en el teatro, con la obra Amanda T. Ahí cogí mucha seguridad con la interpretación, porque encontré muchos recursos propios que desconocía, y me encontré muy cómoda en el escenario, lo cual también te hace sentir muy poderosa. El teatro, a diferencia del cine, te da una presencia única. Y creo que fue en ese momento que hice el clic en mi trabajo como actriz.

Para ti, ¿quién sería la Mistinguett actual? ¿Quién sería tu referente más Mistinguett? No soy muy de referentes (ríe), pero admiro a muchas actrices como Isabelle Huppert, Marion Cotillard, a muchas directoras… Pero la verdad, no tengo preferida.

TEST #FANTASTICWOMEN 

Greta Fernández La hija de un ladrón

Un momento del día para tomar cava: la noche.

Un color: el lila.

Una película: Harold and Maude, de Hal Ashby.

Una canción: Ne me quitte pas, de Jacques Brel.

Un libro: Momo, de Michael Ende

Imprescindible en tu bolso: cacao.


Publicación más antigua Publicación más reciente